domingo, 1 de marzo de 2009

al parecer esto lo escribí a mediados del año pasado pero quiero compartirlo por aqui.

Siempre desde que tengo conciencia de tenerla…

He tenido una mórbida curiosidad hacia la muerte.
A veces imagino los últimos pensamientos que tendría si en algún momento decidiera tomar mi propia vida.

Hablo del suicidio, cuando en mi vida me encuentro de repente, de nuevo en el laberinto de frustración del que ya tantas veces escape, a veces en verdad que tengo un deseo maldito de terminar todo de una vez. He pasado tanto tiempo pensando en que debería de hacer, en cual es la verdadera razón por la cual me encuentro este día aquí, en este mundo. O tal vez no exista ninguna.

Siento a veces una furia, rabia, pero decido no dirigirla hacia nadie. La impotencia de saberme inútil, un fracasado, un mediocre, ¡un loco!

El miedo a volverá caer en esa esfera perfecta de confusión, de certidumbre sobre cosas inciertas y fantasías paranoicas. El temor de no controlar mis acciones…


A veces y sin razón aparente tengo miedo…


Tengo tanto miedo que no lo siento, le temo a todo.

No hay comentarios: