martes, 13 de enero de 2009

noche triste

camino solo, otra vez me estoy buscando y no me encuentro, miro las luce de los barcos a lo lejos, cerca de mi no hay nadie, la calle esta vacia, debo ser el único caminando por aquí a estas horas, tal vez sea el tiempo correcto para dejar salir esa lagrima que llevó guardando desde que me fuí. Algo me pasa, no puedo de neuvo quiero llorar y no puedo, esa lagrima se niega a salir y vivir su corta e insulsa vida, desisto y no trato más de llorar, sigo caminando y la veo, esta lejos pero no lo suficiente como para no oir su nombre si la llamo.

Ella me ve, no no lo hace, tal vez solo volteó para ver si estaba sola, ahora sabe que no y ahora yo se, que como muchas veces antes, ella esta ahí de nuevo acompañandome en mis penares, ella no lo sabe. Quiero hablarle, pero tengo miedo, ¿qué le diría?, fui yo el que se fue la última vez, no importa iré a verla, me acerco poco a poco, mis manos sudan me siento un niñato de nuevo, la veo es verdad es ella, aunque esta de espaldas puedo reconocerla es más ya puedo oler su perfume y el recuerdo trae a mi el sabor de sus labios que hace tanto que no pruebo, quiero tomarle el hombro y no puedo me alejo, ¡no! no me quiero ir ¡por favor! todo esa negro, ¿que es esa luz que me ciega? ¿estaré despertando?

1 comentario:

gemma dijo...

¡wooooooooooowwwwwwwwwwwwwwww!!!!!!
vaya mi niño, cada vez me convences más de lo buen escritor que resultas ser, aun en una pequeña historia, parecen sacadas de un libro como los de benedetti y esos que disque escriben cuentos, tu escribes más bonito y casi como tu, puedo imaginarme las miles de historias que puedes imaginar de ese solo párrafo, gracias por escribir tan bonito y ser el novio más perfecto del mundo, y por lo que me hiciste ayer en la tarde (osea el lunes)
te ama
tu princesa poesia
gemma